Contacto

jperez.ugr.es(at)gmail.com

Mecánica

En esta página incluiremos aportaciones para que cada uno pueda hacerser sus apaños y tener la flaca lo más a punto posible.

Lo básico para rodar mejor

(Aportación de Balta)

Tres cosas básicas para sacar mejor rendimiento a nuestra máquina:

  1. - Presión correcta del neumático.- En los laterales del mismo se indica un mín/máx de bares; pero sin superar estos límites, puede valer la referencia de 70 Kg del ciclista, 7 bares; 80 kg, 8 bares. Un neumático con presión correcta se deforma menos, tiene menos rozamiento y transmite mejor la fuerza al asfalto.
  2. - Posición en la bicicleta.- No referida a la biomecánica de la bici que la trataremos en otro momento, sino al ángulo del torso respecto al suelo para mejorar la aerodinámica. Si agachamos el "lomo" cuando queremos ir más rápido, a partir de 30 km/hora, puede haber una diferencia de velocidad de 2/3 km, o más si es bajando. Hay que doblar los codos, ajustar el manillar en altura hasta un punto que no sea incómodo y usar el agarre de la curva del mismo.
  3. El peso de la bici.- Que obsesión con este tema, no hay ciclista que no sueñe en rebajar unos gramos y que este cambio le propulse hacia el infinito y más allá. Es cierto que es importante, pero de dónde rebajamos ese peso?. Lo más notable es en las ruedas, y dentro de estas, en las partes más alejadas del eje; es decir, en las cubiertas y cámaras. Es una forma sencilla y barata de mejorar prestaciones y sobre todo, aceleraciones en los cambios de ritmo. Pero no olvidarse, que la gravedad, sobre lo que actúa, es sobre el conjunto máquina/hombre, por lo que es más barato rebajar 2 kgs de nuestro body, que hacerlo a golpe de VISA de la bici.

Ajuste del desviador trasero

(Aportación de Joaquín)

Aunque no suele desajustarse muy a menudo, el cambio de la bici puede presentar problemas de ajuste tras un cambio de ruedas, fundas y/o cables de freno, del grupo, etc. A continuación explicaremos cómo hacer ese ajuste en casa, sólo con un destornillador de estrella fino (aunque en algún caso tendremos que variar la tensión del cable del cambio, para lo que necesitaremos una llave allen de 5mm y unos alicates).

 

Las fotos corresponden a desviadores SRAM, pero el procedimiento es genérico y sirve para cualquier cambio mecánico, incluso para bicicletas de montaña. Si tenemos algún diseño especial en el cambio (roadlink, por ejemplo) entonces las medidas o la tensión de la cadena puede variar un poco, por lo que habrá que adaptar los pasos de abajo, pero esencialmente siguen siendo válidos.

 

En el desviador trasero hay 4 puntos donde podemos hacer ajustes: los tornillos H y L, el tornillo B de tensión, y el ajustador de tensión en el cable de cambio. El tornillo H sirve para ajustar el piñón más pequeño (1º), el L para ajustar el piñón más grande, el B para la posición vertical de las roldanas respecto del casette, y el ajustador de tensión para graduar el salto de un piñón a otro. Abajo pondremos fotos para distinguir cada uno. Lo explicamos por pasos:

 

1. Apretamos el tornillo H lo más posible. Ponemos plato grande y piñón pequeño. Ajustamos con el tornillo H la roldana hasta que quede alineada con el piñón pequeño. Apretando este tornillo, la roldana se desplaza hacia los radios (es decir, el rango de movimiento del cambio disminuye), y aflojando se separa de los radios (el rango de movimiento aumenta).

 

2. Ajustamos el sistema para que a partir de la posición plato grande-piñón pequeño, cada acción (clic) en la maneta derecha permita un cambio incremental que alinee la roldana con cada piñón. Esto se hace con el ajustador de tensión del cable del cambio (barrel adjuster en la foto):

Comenzando por el piñón más pequeño y pedaleando con la mano, accionamos la maneta derecha con un solo clic, lo cual debería cambiar la cadena al siguiente piñón (2º). Ahora tenemos dos opciones:

 

2.A. Si la cadena no ha pasado al 2º piñón, volvemos a colocar con la maneta el cambio en la posición más exterior y aflojamos el ajustador de tensión una vuelta completa e intentamos de nuevo el cambio del 1º al 2º piñón, repitiendo hasta que cambie correctamente. Si de esta forma llegamos a desenroscar el ajustador de tensión (que se sale del desviador trasero), es porque tenemos holgura en la tensión del cable, que se arregla con una llave allen y unos alicates. En este caso, volvemos a enroscar el ajustador de tensión completamente y luego lo aflojamos una o dos vueltas. Cambiamos a piñón 1º y quitamos la holgura del cable en el perno de apriete:

No conviene pasarse con la tensión del cable (porque la roldana no llegará a a alinearse con el piñón 1º) ni dejarlo demasiado flojo (porque la roldana no se alineará en el último piñón, en el paso 3).

 

2.B. Si hacemos un clic con la maneta derecha y el desviador se mueve dos piñones, volvemos a cambiar al piñón 1º, apretamos el ajustador de tensión una vuelta completa e intentamos de nuevo el cambio del 1º al 2º piñón hasta que cambie correctamente.

 

Ahora estamos listos para el ajuste fino del ajustador de tensión: en la posición plato grande-piñón 2º, aflojamos el ajustador de tensión hasta que empiece a sonar un ruido, producido por la cadena que quiere saltar al piñón 3º sin que demos a la maneta de cambio. Ahora apretamos lentamente el ajustador de tensión hasta que el ruido desaparezca. Aunque éste es un ajuste adecuado para este piñón, ahora debemos comprobar cada uno de los piñones 3º, 4º… en el casete uno cada vez. Cambiamos y escuchamos en cada posición para detectar cualquier ruido excesivo en la transmisión. Si oye ruido en algún piñón, apretamos el ajustador de tensión un cuarto de vuelta. Probamos de nuevo el cambio en ese piñón y escuchamos cualquier ruido excesivo, repitiendo con cada piñón hasta el más penúltimo. El ajuste del cambio al piñón más grande se hará en el próximo paso.

 

3. A continuación ajustamos el cambio al piñón más grande. Apretamos el tornillo L lo más posible, y después lo aflojamos un par de vueltas. Esto proporcionará la máxima protección para que el cambio no desplace la cadena más al interior del piñón más grande, contra los radios. Cambiamos al plato pequeño, y luego cambiamos al piñón penúltimo (segundo piñón más grande). Ahora intentamos cambiar al piñón más grande para determinar dónde está ajustado actualmente el tornillo L. De nuevo tenemos dos opciones:

 

3.A. Si la cadena no cambia o el cambio al piñón grande es muy lento, entonces el tornillo L ya está demasiado apretado y ahí es donde lo queremos por ahora. Si hay un ruido excesivo cuando la cadena está en el piñón más grande,  el tornillo L también está demasiado apretado.

 

3.B. Si hace un cambio aceptable sin ruido excesivo, el tornillo L no está demasiado apretado; en este caso movemos el desviador con la maneta un clic hacia afuera, apretamos el tornillo L una vuelta y comprobamos el cambio de nuevo. Repetimos este proceso hasta que haya síntomas de que el tornillo L está demasiado apretado.

 

A continuación aflojamos el tornillo L de cuarto en cuarto de vuelta hasta que el cambio al piñón más grande ya no produzca síntomas de tornillo L demasiado apretado. A modo de control, presionamos más el cambio de marchas (mantenemos la maneta presionada) y observamos el cambio trasero: la jaula no debe moverse hacia adentro. 

 

4. Por último ajustamos con el tornillo B (B-tension) la distancia entre las roldanas y el casette: 

Ponemos plato pequeño y piñón grande. La distancia entre la parte inferior del piñón grande y la parte superior de la roldana debería ser 5-6 milímetros (podemos meter una llave allen 5-6 entre medias para medir la distancia): 

Para aumentar la distancia, apretamos el tornillo B. Para reducir la separación, aflojamos el tornillo B. En el caso de tener un casette con coronas muy grandes (30, 32 dientes o más) es posible que debamos incrementar esta distancia para que el sistema vaya fino. Ahora el desviador trasero está ajustado.